jueves, 14 de agosto de 2008

REENCUENTRO



Una experiencia mágica
Que exacerba la memoria infantil
Acercando al pensamiento
Casi palpando el ayer
Un sabor a golosina
Un olor a corto recreo
Un paisaje vivido y revivido a diario
Hasta que un día….
Hasta luego, hasta pronto
Los niños se transformaron en adolescentes
Los adolescentes en jóvenes
Se bifurcan los caminos
Y los amigos se alejan
Dejando un sabor a pérdida
Que araña por dentro
El recuerdo permanece
Intacto en el tiempo
Derramando fragancias
Que permiten compartir sonrisas
Mezclando los recuerdos y el viento
Y pasa la vida…….
Y olvidas
Hasta que un día
La nostalgia del ayer
Junto a la madurez de hoy
Te hace dar un alto en el camino
Y la curiosidad te hace mirar hacia atrás
Descubriendo que ahí están
Crecieron, cambiaron


Pero aun mantienen la misma sonrisa
Y reconoces las chispitas en su mirada
Y se cruzan las anécdotas de tu niñez con las suyas
Es como formar un cuenco con tus manos y atrapar el agua
La sientes, la ves, pero poco a poco se va
Vuelve a su cauce
Y tu….compartiste su pureza una vez mas
Porque solo tú puedes conocer su esencia
La esencia que solo se refleja cuando somos niños.
Y somos dueños de la magia
Que nos permite vernos por dentro.

4 comentarios:

Denis Lizarbe dijo...

Hasta ahora, así como manejan nuestros padres el inicio de la vida, estamos condenados a sufrir la belleza perdida de esos años, no bien pasamos a otra etapa y una bofetada nos llena de sangre la boca, no bien crecemos un poco mas y tenemos un organo que nos falta. Tan dulce es la infancia que por ser superficial la vida se nos vuelve amarga. Evita, me debes estos fuertes latidos que estoy soportando ahora. Abrázame, lo necesito.

VIDA dijo...

Claro que si DENIS, un fuerte abrazo y no dejes de reencontrarte con tu pasado, con tus raíces y contigo mismo antes de dar el siguiente paso hacia tu mañana.

Denis Lizarbe dijo...

Y ya que le dedicas tu poesía al reencuentro me pongo a pensar en lo opuesto: los desencuentros.

Me temo que me gusta tu poesía porque me aleja de lo que me atrapa casi siempre: el dolor

senovilla dijo...

Es por ello que ahora disfruto cada momento de mis peques.

Lejos queda aún un mañana que tengo muy presente.

saludos y gracias por tu comentario.