sábado, 13 de septiembre de 2008

Una Lágrima y una Flor


Aun las olas me recuerdan tu marcha
Y te veo fundiéndote en ellas acompañado de pétalos y lágrimas
Aquellas rocas se erguían como centinelas, testigos de tu adiós
Mientras miles de garras diminutas arañaban mi corazón.
Hasta allí te acompañe, pero te quedaste prendido en mi
Y aun escucho en mis momentos de silencio, tu voz
Tus consejos y tus enseñanzas
Aunque la marea te alejo de mí, nunca estarás lejos
Pues sembraste con fuerza las raíces que me mantienen firme.

Esa tarde recuerdo el mar teñido de gris como mi tristeza
El cielo derramando sus lágrimas y mezclándolas con las mías.
No podía dejar de llorar
Por ti y por quienes quedamos de este lado
Por lo que nunca te dije
Por los abrazos que no te di
Por lo que no aprendí
Pero también mis lágrimas expresaban
Gratitud y orgullo por haberte conocido
A dos años de tu adiós
Una lágrima y una flor

5 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Te envío soles para que ese cielo gris se vuelva azul y brillante.
Saludos.

M. Jose dijo...

Bellas letras para el recuerdo, todo se graba en el corazon, más si las huellas dejadas son tan fuertes.
Un abrazo
MJ

VolVoreta dijo...

Vida, mi cielo es más claro y mi mar más azul (voy recuperando los colores poco a poco). cuatro años sin el ser amado...precisamente, hoy me pasé a "verle", a "hablarle", a "besarle"...a añorarle.
Gracias por tus escritos...yo soy incapaz de coser las palabras que deseo decirle.
Un beso fuerte.

VIDA dijo...

Jesus, M.Jose y Volvoreta, que agradable es sentir vuestras palabras, reconfortando e iluminando. El sol siempre vuelve a salir GRACIAS :)

Carla Mariela dijo...

Vida,
hermosa, una dulce lágrima me acompañó al leerte...