jueves, 26 de marzo de 2009

El bosque de Clara


De pronto la luz traspasó las ramas de aquellos árboles milenarios, que habían protegido con su sombra a Clara, y ella obnubilada de tanto resplandor sintió el inmenso deseo de cantar, siguiendo la melodía del viento al mecer las ramas y jugar con las hojas a crear notas mágicas.
Clara era un ser sin tiempo ni espacio en el universo de los hombres, había aparecido de la nada y se alimentaba contemplando la naturaleza.
Disfrutaba de las luciérnagas al anochecer y el canto de las chicharras arrullaban su sueño. Al alba, chapoteaba en los ríos y sentía el despertar de las aves.Sus días transcurrían en un inmenso descubrir aromas, colores, reflejos y trinos, hasta que aquel día sintió que había llegado su momento, las sabias ramas en su reverencia le habían descubierto el cielo, ahora el bosque, su bosque se abría al universo y le regalaba la luz, las estrellas, las nubes y la libertad

3 comentarios:

VolVoreta dijo...

Me alegra mucho volver a leerte VIDA.
Ojalá esas ramas puedan mecerse con regularidad para dejar pasar la luz y descubrir las sombras.
Te dejo un gran beso.

mar dijo...

Quiero vivir en ese bosque...
Precioso relato.
Un besito y una estrella.
Mar
Gracias por tu visita a mi eclipse, un placer ha sido descubrir tu espacio lleno de sentimientos.

Guia Blog dijo...

hola, queria invitarte a que agregues tu blog a guiablog.net
es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego